sábado, 15 de octubre de 2011

MiniMoon: MiniEarth

Publicado por


Una de las cosas que más me soprendió de Minimoon y su álbum MiniEarth (2011) la primera vez que lo escuché es que fueran españoles. Con esto no pretendo despreciar a ningún grupo español, al contrario, tego un gran número de referencias nacionales que creo que son imprescindibles, pero también creo que lo mejor que le puede pasar a una banda es que la relacionen con aquel lugar de donde procede su sonido.

Todo esto no sería posible sin que detrás de este proyecto no estuvieran los madrileños Marcos Miranda y Mario Matamala. El primero se encarga del bajo y de la voz y es un curtido músico que ha pasado por escenarios como el de Lo + Plus y ha acompañando a artistas como Najwa Nimri entre otros. El segundo integrante se encarga de los teclados y la programación y ha colaborado con bandas como Deneon. Con un currículum como este y veinte años de experiencia a sus espaldas  no es de extrañar que China Crisis los escogiera para que fueran sus teloneros en 2010.
Dicho esto, también hay que decir que personalmente no creo que sea un de los discos del año, pero sí uno de los más interesantes. Si algo tiene esta banda es intentar recrear un sonido poco integrado en el circuito musical actual español y la verdad es que salen muy bien parados. Tal vez el éxito de la fórmula radica en esa extraña pero a la vez efectiva mezcla de New Wave, pop y música oriental que pasado por la batidora brinda un álbum donde se entrelazan los temas más bailables (Don´t Dig In My Heart, Life Shop o Beg My Soul) con los más sosegados y relajados (Cantonese Dream, Red Soldier o el tema final del disco The Enchantment Of The Skin).
Como ya hemos comentado, en el álbum se respira un aura oriental del que pueden presumir  por haberlo mezclado de maravilla con el resto de sus influencias. Con referencias como Japan, Tears For Fears o Joy Division, este álbum contiene estribillos lentos y con voz pesada que tanto han caracterizado a este sonido pero no por ello menos efectivos o bailables. Uno de los mejores exponentes es tal vez el single Don´t Dig In My Heart, el mayor exponente de sus influencias, el sonido oriental y la experiencia acumulada durante sus veinte años.




Don´t Dig In My Heart no es la única canción buena del álbum pues hay un buen número de temas interesantes. La iniciática I´m Alone me parece sensacional como apertura del álbum; Limbomania con un estribillo sencillo y pegadizo o la más oriental, Red Soldier, son algunos de los ejemplos.
Uno de los contras que puede tener este álbum es su duración. 15 canciones que rondan los 3-4 minutos, y que hace de MiniEarth un álbum de casi una hora. En mi opinión, esto puede dificultar su escucha: siempre he creido que un disco ha de ser conciso y breve pues en ocasiones dificulta la asimilación. Teniendo en cuenta este factor, tal vez hubiera prescindido de la versión que realizan de Love Will Tear Us Apart de Joy Division. Sí que es cierto que consiguen llevarla a su terreno y transformarla (lo cuál es sinónimo de hacer un buen cover), pero a pesar de haberlo logrado, creo que no aporta nada, tanto al disco como a la versión original.
Como decíamos, dudo mucho que sea uno de los discos del año, pero también decir que me parece una carta de presentación digna de cualquiera de las mejores bandas. Sinceramente si este es su primer álbum creo que Minimoon tiene una carrera realmente prometedora y de la que habría que estar muy atentos.

Página Oficial: MiniMoon
Spotify: Miniearth


No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com