martes, 6 de diciembre de 2011

No Hunger Festival: bien por los festivales benéficos

Publicado por


Hacer una crónica de un evento como el No Hunger es prácticamente un sacrilegio: no se puede juzgar un acto benéfico en el que todos los músicos actúan de buena fe sin llevarse ni un euro al bolsillo. Es por ello que cuando estaba en el evento me limité a observar el concierto como un espectador más, pudiendo anotar cualquier cosa anecdótica que pudiera ocurrir en el evento sin ningún tipo de ánimo crítico.
El público allí congregado consiguió llegar a la inestimable cifra de 700 personas cuya aportación monetaria ha conseguido que se pueda tratar a 155 niños desnutridos. Los asistentes dieron una buena acogida a todas las propuestas que se hicieron sobre el escenario siendo en concreto la aparición de Sidonie la mejor recibida.
Tal vez podría criticarse (buscando la mejora para el próximo año) las colas que se produjeron a la entrada. En concreto, un servidor tardó más de media hora para entrar pues la cola no avanzaba, y a pesar de que las puertas se abrían a las 19:00 h., no fue hasta media hora más tarde que pude entrar. Tal vez este sí que sería un aspecto a tener en cuenta para las ediciones venideras.
Por el resto todo se sucedió con absoluta normalidad. El pop de tintes electrónicos de Verkeren daría el pistoletazo de salida al acto benéfico. Con su disco Intervención bajo el brazo, Sisco y compañía irían desgranando temas del álbum mientras la sala comenzaba a llenarse: acertada introducción para el acto que sin duda empezaba calentar motores.
A continuación llegaría el turno de Seward. Desconozco la reacción del público, pues lo cierto es que cautivaron mi atención y fui incapaz de apartar mi mirada del escenario. Esta banda que no tiene ni Facebook, ni Myspace ni tan siquiera un CD que comprar deslumbra por sus impactantes espectáculos en los que ninguna canción es interpretada nunca de la misma manera. Por ello, hablar de Seward es hablar de un grupo nuevo en cada espectáculo.
Inspira saldrían a continuación para tocar algunos temas de su álbum Escapistes. Un directo muy potente y con una banda totalmente entregada era uno de los platos fuertes de la velada, siendo tal vez, una de las propuestas más tranquilas de la noche.
Klaudia arrasaria con su trabajo Mother Phoenix. Decir que sonaron de fábula y temas como Oveja o New Dawn hicieron que el público no apartara la vista del escenario. Lo cierto es que es una de las propuestas más interesantes y con mejor proyección de la escena catalana.
Por último llegaría tal vez la banda más esperadas. Sidonie saldría en su formación original para tocar cuatro temas: Costa Azul (con un toque psicodélico mi característico), A Mil Años Luz, El Bosque y El Incendio. Sería entonces cuando entrarían los invitados. Ricky Falkner y Ricky Lavado (ambos de la banda Standstill) y Juli Saldarriaga (de Love Of Lesbian) para interpretar grandes clásicos del rock. Lo cierto es que fue una iniciativa muy original, y aunque el año pasado ya se había realizado algo similar, creo que esta cuajo algo más por la elección de los temas. En concreto la superbanda tocaría Get It On de T. Rex, White Light/White Heat de The Velvet Underground y You Can´t Always Get What You Want de The Rolling Stones. Así, y con muy buena acogida, finalizaría la tanda de conciertos par dejar paso a Thug Ladies Dj´s, que sin duda hizo que la gente que aún tenía ganas de fiesta pudiera reventar la pista a base de temazos. 
Sin duda la propuesta se saldó con un éxito absoluto en lo que se refiere a recepción. Es cierto que podría haber ido más gente y que podría haber estado más lleno, pero al fín y al cabo, lo conseguido es lo que cuenta.

Foto: Thundershead
Página Oficial: No Hunger Festival


No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com