miércoles, 13 de junio de 2012

Festival Porompopero: las buenas intenciones no bastan (09-06-2012)

Publicado por



El exceso de festivales que vivimos hoy en día tiene visos de parecerse a la crisis del ladrillo: empieza a gestarse una burbuja inmensa al existir la creencia generalizada de que un festival va a ser siempre un negocio rentable. Y es que a día de hoy estamos asistiendo a una programación que si bien asusta por su número de propuestas, por otro lado apabulla por la repetición de nombres en sus carteles, y si a esto sumamos la escasez de dinero por parte del público nos encontramos ante un número de oferta mayor al demandado.
Porompopero no fue una excepción y es que, además de los razonamiento esgrimidos anteriormente, la fecha elegida para el evento lo situaba entre el San Miguel Primavera Sound y el Sónar, a la vez que el mismo día en la sala Razzmatazz se daba cita en reencuentro de The Stone Roses y en Apolo el final de gira de Standstill. Con todo esto y una publicidad prácticamente nula, que podía ocurrir? Pues lo que tenía que pasar, que el poder de convocatoria fue realmente escaso. Un Sant Jordi Club casi vacío vio como el Porompopero comenzaba su andadura con bastante mal pie.
Lo alejado del recinto y lo difícil de su acceso provocó que nos perdiéramos el concierto de Cut Your Hair, pero sí que pudimos ver a Chinese Christmas Cards. Los ritmos incadescentes de su trabajo Barcelona y un directo de lo más ameno fue un buen comienzo para los que comenzaban allí a congregarse. Y es que, si algo se puede decir en general de todas las bandas, es que a pesar de la poca gente allí presente, ninguna de las bandas se amedrentó ante el poco público y dieron lo mejor de si mismos.

Uno de los momentos más esperados llegaría después con Anni B Sweet. Sin duda la salida al mercado y presentación de Oh, Monsters! era uno de los motivos por los que la malagueña pisaba el escenario de la ciudad condal, provocando que su concierto fuera aún más esperado de lo habitual. El recital, que se compondría casi en su totalidad de temas de su nuevo disco, tuvo su inicio con la artista a solas sobre el escenario para tocar Locked In Verses, para a continuación, congregar a toda la banda sobre el escenario. Getting Older, Catastrophe Of Love, At Home o la psicodélica Ridicolous Games 2060 sonaron fuertes y contundentes, aunque sin duda, lo poco concurrido del recinto nos hizo pensar en que hubiéramos disfrutado mucho más de la voz de Anni y lo dulce de sus melodías en un recinto pequeño, cerrado y mucho más cercano.
Dinero, por su lado, traería el sonido más pesado de la noche. Empezando el show con Lo Mismo, uno de los temas extraídos de su nuevo álbum Año Perro, Sean Marholm, Rubi Giménez y Ekain Elorza dieron músculo y ruido controlado al poco público allí congregado. Y es que temas como Dime o Difícil se mezclaron a la perfección con los temas de su anterior álbum de título homónimo.
Llegaría a continuación el turno de la actuación más esperada de la noche. Supersubmarina saldría al escenario para empezar con Para Dormir Cuando No Estés, uno de los cortes de Santacruz, el nuevo trabajo de la banda que, al igual que haría Anni B Sweet anteriormente, aprovechaban el festival para presentarlo. Con un Jose Chino en estado de gracia, la banda dio un concierto en el que notamos como han ganado en soltura y dinamismo. Conscientes de que gran parte del público se reunía allí por ellos y que tenían que dar lo mejor de ellos mismos Jose admitió que "no se hacen 1.000 kilómetros para hacer el gilipollas". Y efectivamente no lo hicieron. Supieron mezclar a la perfección sus nuevos temas con los ya conocidos de Electroviral y Realimentación: Ana, Tu Saeta, El Encuentro (un tema que estuvo a punto de caer del setlist como la banda explicó), la festiva Tecnicolor, Ola De Calor o Hermética que tiene un potentísimo inicio en directo, dieron a los presentes lo que habían ido a ver: un directo que mezcla los medios tiempos con las harmonías más espídicas con perfecta maestría. La despedida con Cientocero no podía dejar mejor sabor de boca que a pesar de lo poco concurrido del lugar haría salir a la banda por la puerta grande.


Aunque nos pesa no poder haber visto la actuación de Estereotypo podemos decir como conclusión que a pesar de la calidad y de las ganas puestas por todas las bandas, la falta de público creó un aura austero y soso en el que era difícil contagiarse de la festividad irradiada por las bandas. Y es que en ningún momento con este artículo pondremos en tela de juicio ni a las bandas, ni a la organización ni a los técnicos. Es más, tanto como el recinto como el sonido fueron los idóneos para la velada. Pero desgraciadamente, el exceso de oferta no es nada beneficiario y aunque Albert Bosque (organizador de la velada) asegurara a La Vanguardia que "a pesar de que la oferta está bastante saturada estas semanas con el Primavera Sound y luego el Sónar, creo que el festival que yo organizo es muy distinto, por grupos y por precios", a veces las buenas intenciones por ofrecer algo distinto no bastan.


 
   
 
   
 
   
 
 
 

Fotos: Cocoshots
Página Oficial: Porompopero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com