domingo, 3 de junio de 2012

San Miguel Primavera Sound (2 de junio): fin de fiesta y conclusiones

Publicado por


Ahora que la tormenta ha pasado, ya estamos en la posición idónea para hacer un balance sincero y justo de todo aquello que ha sido el Primavera Sound. La organización ayer ofreció una rueda de prensa en la que explicó la manera en la que se había saldado la edición de este año. En concreto se dio a conocer que el jueves se habían congregado alrededor de 37.000 personas, 42.000 el viernes y 38.000 ayer, unas cifras que si bien no varían en demasía respecto al año pasado podemos decir que mantiene el estatus del festival.
La parte positiva a estos números se complementa con la retransmisión de conciertos de unos 22 artistas a través del canal de vídeo streaming  de Youtube, además de la feria discográfica y la exposición de carteles musicales Flatstock. Sin duda una propuesta atractiva y que sirvió como contrapunto a un buen número de actuaciones. Además se ha hecho hincapié en el aumento de profesionales en el Primavera Pro.
Por lo que se refiere a la parte negativa podríamos hablar de un cartel excesivamente numeroso y que en ocasiones planteaba diversos dilemas. Por un lado la solapación de conciertos que hacían decantarse en favor de una u otra banda a pesar de ser ambas interesantes (es el caso de Wilco y Beirut o The XX y Refused). Habría que tomar nota de otros festivales y perder el miedo a la horas y programar cabezas de cartel a horas más tempranas: a nadie debe asustarle tocar bajo el sol. Por otro, la situación del escenario Mini hacía que en muchas ocasiones la gente desistiera de ver algunos conciertos por el tiempo que uno tardaba en llegar. Tal vez (y sin entrar en dilemas de horarios de bandas), podríamos decir que más valdría reducir algo la oferta para acotar el recinto con la idea de otorgar un mayor dinamismo a la programación y por ende a la movilidad.
Por lo que se refiere a las actuaciones que ayer tuvimos ocasión de presenciar destacaremos la impresionante actuación que ofreció Anímic a los más tempraneros, un show al que ya nos tienen acostumbrados y en el que se destiló fuerza y energía por los cuatro costados. Y es que a nadie debería echarle para atrás que en sus letras utilicen el catalán o que la columna vertebral de su música tenga su anclaje en el folk: su sonido llega en ocasiones a ser tan potente que asustaría a muchas bandas de rock actuales que afirman serlo.
Sleepy Sun fue otra de las sorpresas de la jornada y es que su rock (que coge tintas del stoner, del grunge, del pop y de un buen número de ramas estilísticas) nos hacía volver por momentos a los mejores 90´s, aquellos días en los que el grunge te hacía sentirte uno más de su movimiento. Y es que Bret Constantino (vocalista de la banda) fue lo suficientemente camaleónico como para que en ocasiones diera la sensación de ser Beck, Layne Staley o Eddie Vedder. Un directo potente en el que reinaron las guitarras afiladas y en ocasiones distorsionadas brindando un gran y destacable concierto de rock.
Grupo de Expertos Solynieve dieron el toque sureño que el festival necesitaba. Con Déjame Vivir Con Alegría, Se Ve Que Hay Calidad, la versiónde Kevin Ayers de Blues Chillando En Un Cubo e incluso una de La Buena Vida titulada Calles Y Avenidas dedicada a Pedro San Martín, Jota y los suyos se ganaron a una audiencia, que si bien al principio era reducida, acabaría por aumentar hacia el final. Con un sonido realmente bueno (esta fue una constante en todo el festival), los granadinos supieron aportar esa nota nacional a un cartel con exceso de bandas internacionales.
Real Estate otorgaron a la noche ese toque dulce que combina felicidad y melancolía a partes iguales que canciones como Easy, It´s Real o All The Same poseen. Y es que ante una audiencia numerosa y en los algo más de treinta minutos que duró el espectáculo, sus temas ganaron fuerza tomando dimensiones mucho más amplias que en su disco Days.
Justice saldrían puntuales a un escenario en el que una legión de fans esperaban ansiosos para bailar y moverse al ritmo de sus canciones. Su nuevo disco se complementaría perfectamente con su primer trabajo y su espectáculo fue justo lo que buscaban los asistentes. Gaspard Augé y Xavier de Rosnay dieron su esperada dosis de música electrónica en un espectáculo repleto de luces y efectos visuales que harían de Genesis, New Lands, D.A.N.C.E. (tema en el que Augé se lanzó al piano), Civilization o Audio, Video, Disco auténticos trallazos bailables. Aún y así, hay que decir que siendo cabezas de cartel tan solo ofrecieron una hora justa de espectáculo y las pantallas que retransmitían la actuación tan solo ofrecían un plano general fijo que en ningún momento permitía ver de cerca la labor de los aclamados dj´s. Un buen show que cumplió las expectativas pero que podría haber ido mucho más allá teniendo en cuenta que era uno de los reclamos de la noche.
Para finalizar la noche y como clausura del festival, Dj Coco regaló a los presentes en el escenario ATP casi tres horas de hits bailables en los que la fiesta no bajó el ritmo en ningún momento. A modo de discoteca, las gradas y la pista se llenaron de gente bailando que hasta la salida del sol aguantaría sin perder fuelle. Eso sí, con las barras llenas.

Foto Encabezado: Sonido Polar
Página Oficial: Primavera Sound

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com