lunes, 2 de julio de 2012

Julián Maeso en Barcelona: cuando la música es de verdad (28-06-2012)

Publicado por


Difícil lo tenía Julián Maeso al programar un concierto a la misma hora que una semifinal de la Eurocopa para presentar el excelso e increíble Dreams Are Gone. Difícil porque por desgracia, ni su disco es lo suficientemente conocido como para arrancar a la gente de esa espiral futbolera que tan absorbida tiene a nuestra sociedad ni al parecer existe la cultura necesaria para descubrir por nosotros mismos un disco de este calibre. Y es que, Dreams Are Gone no es un trabajo cualquiera: nos pasamos horas alabando y adorando referencias extranjeras, incluso hablamos a diario de bandas nacionales que con mayor o menor éxito las imitan, pero sin embargo, cuando llega alguien que más allá de copiarlas las asume y las factura al más alto nivel, pasa desapercibido. Curiosidades de este panorama surrealista que tenemos frente a nuestros ojos.
En cualquier caso, y lejos de decir que fuera un fracaso por lo poco concurrido de la sala Monasterio (una asistencia reducida que fue aumentando a medida que acababa la semifinal), diremos que fue una victoria. Una victoria porque lejos de amedrentarse, al músico no le titubeó el pulso a la hora de interpretar temas tan potentes como We Live Behind A Shadow, It´s Been A Hard Day, la potente Little By Little o una versión (con slide incluido) tan descarnada como desgarradora de A Hurricane Is Coming que poco tendría que ver con la original. Su Hammond sonaría fuerte y potente durante todo el concierto, al igual que su descarnada voz que aunque pudiera parecer estar a punto de romperse es capaz de azotar tu estómago como un fuerte puñetazo con cada uno de sus alaridos.
Acompañado de dos músicos de altos vuelos como son Toni Jurado a la batería (Antonio Vega, Quique González, Loquillo o Ariel Rot) y Luismi Baladrón (Antonio Vega, Alejando Sanz o Marta Sánchez), el trío alargó hasta límites insospechados los temas, los cambió a su antojo y ante todo aportó una energía sobrecogedora que rebotaba en todos y cada uno de los muros de piedra de la pequeña sala. Y es que Julián consigue a través de sus canciones encarnar por momentos a las grandes estrellas de la música: Jim Morrison, Neil Young o Dylan se dejan ver a través de sus gestos, su voz o sus movimientos. Esto se debe a que Maeso tiene en su interior el magnetismo para hacer que su repertorio vaya más allá del buen tema, del ritmo pegadizo o de la pose. En el show también hubieron momentos para los temas más relajados (siendo esta la parte más floja del espectáculo) como Be Prepared To Change Your Plan o Back Where You Belong, cortes que tuvieron como emplazamiento el ecuador del espectáculo.
En definitiva podríamos hablar largo y tendido de lo incomprensible que es ver un concierto como este con tan poca gente, como tendría que estar hasta los topes y esto sin hablar de la cobertura que debería obtener tanto por la prensa generalista como especializada del país. Y es que más allá de los arreglos que pudiera haber en la elección del setlist y de la opinión que pueda generar este concierto, Maeso ha conseguido firmar un EP y un disco (ambos del mismo nombre) de alto voltaje y que tan solo hacen que reflejar la calidad de un artista que ha trabajo con algunos de los más grandes de este país. Es entonces, y sabiendo todo esto, cuando uno se pregunta si realmente es justo el mundo de la música y si tenemos la música que merecemos. La respuesta a la primera pregunta es que no y a la segunda, que tan solo tenemos que buscar: seguro que hay muchos más Julianes como este esperando a ser descubiertos.

Página Oficial: Julián Maeso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com