jueves, 31 de octubre de 2013

In-Edit Beefeater (I): Historia de la música, roadies y muy buen cine

Publicado por
Hoy empezamos nuestra serie de reportajes sobre el festival In-Edit Beefeater con dos piezas de alto voltaje: en primer lugar el film inaugurador "Muscle Shoals" de Greg Camalier, para después seguir con el exitoso "Mistaken For Strangers" de Tom Berninger. Dos cintas que sirven para introducirnos de la mejor manera en este maravilloso festival.



MUSCLE SHOALS (Greg Camalier, 2013)

Por Toni R.
Si de toda las películas programadas había alguna que pudiera reflejar de manera fidedigna todos aquellos valores que busca representar el festival In-Edit Beefeater, no cabe duda de que "Muscle Shoals" era la mejor elección. Su papel como film inaugurador ha sido una certera decisión que deja ver los propósitos de un festival tan atípico como este. Por que la historia narrada en esta cinta, tan cautivadora como increíble, no es tan sólo valiosa desde un punto musical o cinéfilo: lo es también desde una vertiente histórica, social y sobretodo didáctica, convirtiéndolo en un film poderoso, arrebatador y esencial.

Musicalmente "Muscle Shoals" es un delicia digna de los más exigentes melómanos. En ella se recoge la historia de como un pequeño pueblo situado en Alabama y cuyo nombre da título a la cinta, ha sido capaz de ver nacer dos de los estudios más importantes de grabación de la historia americana y entre cuyas paredes se han grabado temas capitales como "Respect" de Aretha Franklin, "The Land Of 1.000 Dances" de Wilson Pickett o "Brown Sugar" de The Rolling Stones (la lista de artistas es larguísima). Una historia que lejos de parecer atípica por lo recóndito de su localización y de sus personajes, aumenta en singularidad cuando el espectador descubre que los temas allí grabados, y que ahora forman parte de música negra americana, en realidad eran grabados por músicos blancos. Por que The Fame, el primer estudio que nació allí y que dio origen a todo, contaba entre sus filas con The Swampers (que a la vez serían los dueños del segundo estudio), un grupo de músicos locales blancos que haría historia por captar la esencia de la música negra y dotales de una chispa que convertirían todo lo que tocaran en éxito.

Este es el recorrido principal por el que transcurre "Muscle Shoals", pero sin quererlo, deriva de manera inevitable en aspecto sociales e históricos de importancia: el aumento de la segregación racial entre la población cobraría un peso importante y estos músicos, que en las grabaciones olvidaban el color de su piel, se veían obligados a resistir el peso de la ignorancia de puertas del local hacia afuera. A todo esto hay que sumarle las no menos interesantes historias personales de los personajes (la historia de su personaje principal y dueño de The Fame, Rick Hall, es tan impactante como sorprendente), no hace otra cosa que desembocar en una serie de valores y sueños que demuestran al espectador que la música es un elemento liberador y transgresor.

Greg "Freddy" Camalier consigue hacer que todo encaje en un metraje de dos horas en el que las diferentes ópticas desde la que se enfoca la historia (la propia música, el racismo, la vida de los propios personajes,...) doten a la cinta de la naturalidad y el dinamismo justo para no alargarse en demasía y caer en el aburrimiento. Un film esencial, delicado y que roza la perfección y cuyas entrevistas (Mick Jagger, Keith Richars, Bono, Aretha Franklin,...) no hacen otra cosa que impregnar al fin de una magia/curiosidad especial. Sin duda una cinta ineludible.



MISTAKEN FOR STRANGERS (Tom Berninger, 2013)


Por Carla Cabedo.
El punto de partida parece sencillo (por no decir muy poco original): un documental de una banda indie-rock que, tras años de esfuerzo y conciertos vacíos, es reconocida por público además de por crítica inicia así una súper gira mundial. Se trata nada más ni nada menos que The National presentando "High Violet". Los adeptos de la banda (y adictos, como se dijo en la presentación del documental), pensarán que éste es motivo suficiente para que la cinta enganche. Y tal vez sería así si se tratase de un bio-documental musical al uso, pero "Mistaken For Strangers" es mucho más.

El punto de partida vuelve a ser sencillo: Matt Berninger, líder y cantante de la banda, ofrece a su hermano Tom que acompañe a la banda como roadie. Así se nos presenta a un Tom nueve años menor, más bajo, más feo, más desaliñado y fan del metal (detesta el indie por considerarlo pretencioso), que se dedicará a grabarlo todo, sin filtro ni fin. Un desastre como roadie que, tras los excesos y los descuidos, le llevarán a ser despedido.

Hasta aquí, podría parecer lo comentado anteriormente, un documental al uso. Pero "Mistaken For Strangers" es distinta por su historia, sus personajes y sus diálogos (dicho así, parece una obviedad estúpida). Tom hace que el documental sea una cuidada obra de ficción que no pretende hacer Cinéma Vérité, sino hablar de una forma aparentemente liviana de algo muy trascendental: el éxito y el fracaso, la envidia o la desidia, el talento y, sobre todo, un talento que se tuvo y se perdió. Todo ello materializado a través de unos hermanos Berninger que se quieren y apoyan, pero también se contraponen. El héroe y el villano, una relación de protagonista y antagonista que hace avanzar la historia y enlaza la trama. Un hermano que triunfa en los escenarios y otro que fracasa tras ellos.

Enfundado en el traje de documental, Matt organiza el guion para que los hechos lleven al espectador a los lugares que él quiere, y que muchas veces usan la gira como mero escenario desde el que mirar lo que realmente nos quiere contar. Así, más que un documental, "Mistaken For Strangers" es una obra de ficción llena de realidad. Tom Berninger supera de lejos el género del mockumentary o falso documental. Una hipérbole del éxito y del fracaso llena de sentimientos que atrapa porque todos tenemos o hemos tenido. Una pieza directa, honesta, pero delicada y dulce (agridulce, de hecho), que nos permite, además, conocer por dentro cómo es y cómo siente The National (sí, no me olvido de ellos).

En lo relativo a los aspectos formales, "Mistaken for Strangers" tiene también muchas virtudes. Un muy buen ritmo, la expresividad justa y adecuada y el virtuosismo estético sólo cuando es necesario (como cuando Matt espera tras las bambalinas de París salir al escenario en un contraluz morado y tornasolado). Así, a ratos nos deleita con una estética y humor dignos del mejor "The Office" (ampliamente imitado con la máxima promiscuidad) y a otros nos ofrece planos extremadamente cuidados y estéticos, que tiñe además con compases de la banda.

El final puede causar regusto a moralina, pero la intensidad y la emoción con que el espectador  llega a él solo causa un sincero y sonoro aplauso. Un cierre épico en el que el espectador debe darse cuenta que la línea entre el éxito y el fracaso es demasiado fina, tan fina que puede romperse, pero también cruzarse en cualquier momento.


Página Oficial: In-Edit Beefeater

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com