lunes, 4 de noviembre de 2013

In-Edit Beefeater (II): Protopunk y punk feminista

Publicado por
Tras haber hablado de "Muscle Shoals" y "Mistaken For Strangers" en nuestro primer especial sobre el In-Edit Beefeater, hoy le toca al turno a dos de los platos fuertes de esta edición: "The Punk Singer" (cinta ganadora en el apartado internacional del festival) y "A Band Called Death". Punk a raudales.


THE PUNK SINGER (Sini Anderson, 2013)

Kathleen Hanna, protagonista de "The Punk Singer" es una de esas figuras cuya historia es capaz de noquear al espectador y dejarlo fuera de sitio mientras visiona los 81 minutos que dura este documental. Por su historia repleta de momentos tensos, por la influencia que ha ejercido sobre el feminismo o simplemente por su poder arrebatador sobre el escenario. Por un sinfín de cosas que son desveladas en esta cinta, "The Punk Singer" nos permite conocer a una de las mujeres y activistas más influyentes, ya no solo del punk, sino del movimiento feminista americano en una regresión más a aquello adorados 90.
Con la nacimiento de su primer grupo llamado Bikini Kill en 1990, cuyo ideario punk y feminista sería el punto de inflexión para muchas jóvenes en una sociedad con problema de igualdades, tan sólo haría que encender la mecha para que se desatara el ya famoso movimiento feminista "Riot Grrrl". Este movimiento transgresor, que bebía directamente del punk y el Do It Yourself y que tendría su medio de difusión en conciertos y fanzines, quedaría grabado en los libros y la memoria hasta el día de hoy con Kathleen Hanna como una de sus cabezas más visibles.
Con la disolución de Bikini Kill en 1998, llegaría el estreno de la vocalista en solitario bajo el nombre de Julie Ruin. Un álbum que sería la antesala a su nuevo, y tal vez más conocido proyecto: Le Tigre. Tras tres discos de estudio, aparece uno de lo momentos clave de este documental: la retirada de la artista de los escenarios. Una retirada que en un principio quedaría envuelta bajo la excusa del agotamiento de la vocalista pero que más tarde se sabría que la causa no era otra que los efectos derivados de la enfermedad de Lyme, una grave infección contraída por una garrapata y que tardaría más de cinco años en ser diagnosticada. Y es justo aquí donde la cinta pincha. Porque a pesar de lo interesante de todo lo expuesto anteriormente, el eje sobre el que se plantea el filme (la retirada temporal de los escenarios de Kathleen Hanna), se desvela a medias. A medias porque se explica que enfermedad es, pero no se detalla exactamente en qué consiste. Y bien es cierto que se habla de un sordera temporal y de dificultad para hablar entre otras, pero la falta de una explicación más profunda de esa enfermedad lo hace insuficiente para saber lo que realmente le ocurre a la protagonista. Una enfermedad que a pesar de no saber si ha día de hoy ha sido superada (parece ser que no), le da fuerzas para fundar su nueva y actual banda. The Julie Ruin, cuyo nombre es extraído de su proyecto en solitario, cuenta con miembros como su anterior compañera de Bikini Kill, Kathi Wilcox.

Sin duda "The Punk Singer" cuenta con una historia y un ritmo lo suficientemente impactante como para hacerla una de las mejores cintas pasadas en este festival. Y aunque el final sea algo flojo por lo citado anteriormente, lo cierto es que contiene un material lo suficientemente transgresor como para haber ganado el premio al mejor documental internacional.


A BAND CALLED DEATH (Mark Covino y Jeff Howlett, 2012)


No cabe duda en decir que si en el panorama musical de los 70 hubieron negros valientes, Death estarían en el top five de los que más coraje tenían. Por que mientras todos en aquella época fijaban sus miradas hacia la famosa (y ya histórica) Motown, estos tres hermanos de Detroit fijaron sus objetivos en un sonido que rompía las barreras de lo establecido. Los tres hermano Hockney (Bobby al bajo y a la voz, David a la guitarra y Dannis a la batería), consiguieron dar forma en una de las habitaciones de casa de sus padres, a un disco capital que quedaría olvidado hasta su publicación en 2009 y que a día de hoy los ha convertido en una de las figuras icónicas del protopunk.

Lo cierto es que de poco sirve desvelar la historia de este documental, que si bien tiene su valor en el descubrimiento de ese disco titulado y olvidado que es "...For The Whole World To See", también lo tiene en la manera en que se suceden los acontecimientos. Por que la historia de Death es una mezcla de tenacidad (la que tiene David con el nombre del grupo y su significado espiritual) y visionarios (también sería David quien anticipó que este disco sería acogido en el futuro con fuerza).

El documental es una mezcla de emociones y risas (muchas risas), que cuenta con las apariciones de gente tan importante como Henry Rollins, Alice Cooper, Jello Biafra o Elijah Wood. Todos ellos hablando y formando parte de aquella generación que treinta y cinco años después de que se grabara aquel disco, de forma casual surgiera a la luz. Un documental exquisito, que alguna manera recuerda al fenómeno provocado por "Searching The Sugar Man". Una suerte de cinta que nos recuerda que aún hay mucha música increíble por descubrir y que sólo será nuestra inquietud la que nos dará la posibilidad de darle vida de nuevo.


Página Oficial: In-Edit Beefeter

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com