viernes, 7 de marzo de 2014

Anímic: el paso del tiempo y la madurez musical (06-02-2014, Barcelona)

Publicado por
Sería incapaz de negar la fascinación que Anímic ha despertado en mí durante los últimos años. Su evolución, que muy lejos queda ya de aquellos pájaros que daban inicio al sonido folk de su primer disco "Plou Massa Poc", se ha convertido en una de las señas de identidad de sus dos últimos trabajos dejándonos ver como han aumentado las capacidades musicales de este quinteto. Y es que esta evolución, que sin duda tendría su momento crucial con "Hannah", ha visto en el fabuloso y oscuro "Hannibal" la constatación y muestra de lo que son capaces. Por todo esto, entender que en la escucha del que es su quinto disco de estudio las percepciones tienen que ir mucho más allá del simple y mero hecho de escuchar un disco. Hay que dejarlo hablar y hacerse entender, como por ejemplo anoche hizo en la sala Apolo de Barcelona.

Aunque el quinteto ya había tenido la oportunidad de presentar "Hannibal" en el festival BAM, la ocasión de hacerlo en un concierto propio se mostraba como el momento perfecto para comprobar el potencial de este disco. 60 minutos de concierto para evidenciar que la banda ha dejado atrás definitivamente las guitarras acústicas y ahora se dejan abrazar y arropar por la oscuridad, incluso a veces por el ruido más hipnótico. Empezando por el corte que da título al disco, la banda interpretó "Hannibal" de forma integra, con los nueve cortes al completo (amén de "Trenco Una Branca" y "Blue Eyed Tree"), inundando a la sala 2 de Apolo de una atmósfera tan densa como interesante.

Con el concierto de anoche, además de sacar en claro que "Hannibal" es un monstruo creado para ser soltado en directo y cuyo hipnotismo forma parte de su grandeza, entendimos que la banda ha encontrado su sonido y por ende, la soltura que necesitaba. La voz de Louise Sansom es cada día más desgarradora, se rompe con más facilidad, dejando de lado la dulzura para mostrarse cruda y feroz. Algo que de forma similar también ocurre con la del vocalista Ferran Palau: "Trenco Una Branca" no podría haber sonado más desoladora. A su alrededor, el resto de miembros parecen encontrar en el hipnotismo de las canciones una forma de dar rienda suelta a sus instrumentos, transmitiendo un torrente de fuerza capaz de derribar muros. Esto los hace mostrarse, más que nunca, como un conjunto tan compacto como desmedido para los sentidos.

En definitiva, concluir que Anímic están muy por encima de las expectativas, tanto que es posible que hasta sea difícil de asimilar por parte del público (un concierto como este tendría que haber tenido lugar en la sala principal y con entradas agotadas). Porque no hay que engañarse: la oscuridad que esconde "Hannibal" es el secreto de su belleza y resultado del paso del tiempo y la madurez musical que tan bien les sienta.


Página Oficial: Anímic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonidopolar@gmail.com